LLegaste a nuestras vidas para darnos alegrías ( En honor a mi hermana)

Uncategorized

LLegaste a nuestras vidas para darnos alegrías ( En honor a mi hermana)

Saludos queridos lectores, hoy les quiero compartir este post de una fecha no muy grata para mí y es una historia de mi vida personal que me ha sucedido. Se trata de la pérdida de un ser querido. Añadido a ello quiero transmitir una reflexión.

Esta es la historia de alguien que me enseñó el valor de la vida y que en el momento de su partida, supe cuánto hay que amar la vida.

Naciste un 21 de octubre del año 1999, contigo trajiste alegría y también sufrimiento ya que venias con un defecto en tu columna específicamente en el tubo neural “mielomeningocele” y esa fue la raíz de más complicaciones.

A partir de ese momento comenzó una lucha por tu vida entre cirugías y cuidados, fuiste la luz que nos llenó de mucha alegría y satisfacciones ya que en medio del sufrimiento tú nos dabas tu amor, mi hermana, princesa de la casa.

Eras lo más apreciado que podíamos tener, con tu carisma, ocurrencias, enojos y sobre todo tu amor. Nos hiciste muy felices a pesar de todo lo que padecías eras una niña llena de vida y transmitías ese deseo a todos nosotros.

A medida que ibas creciendo, el sufrimiento iba aumentando, pero con ello, también nuestra felicidad por tenerte y ver como compartías conmigo y mi familia, tus emociones, vivencias de tal manera que se lo transmitías a otros y esto causaba en las personas un efecto positivo, les daba motivaciones para apreciar ese valor que tenías de la vida.

En la escuela, disfrutabas con tus compañeros de clases, con tus maestras que te querían un montón y que se impresionaban de la valentía que tenías a enfrentar tu enfermedad.

Todo el mundo tenía que ver contigo, “eras esa luz en medio de la oscuridad” que brindabas hacia a otros mi querida hermana.

Verónica Era tu hermoso nombre y te sentías orgullosa de llevarlo, eras muy coqueta, te gustaba combinarte con tus lazos, tu ropa, tus medias, te gustaban los peinados como los que te hacía tu amigua y te encantaba jugar con ella.

Llego el día en el que tuviste que partir, un 29 de octubre del 2012 con solo 13 años de edad, te fuiste de nuestro lado y lo peor de todo que no me pude despedir, porque un día antes pude haber ido para el hospital a visitarte y no lo hice, fue un dolor enorme no decirte cuanto valías para mí, mi amada hermana, dejaste un vacío muy grande que no se puede llevar, tanto que no sabía si poder vivir sin ti.

Pero, Dios me da las fuerzas y con tu ejemplo de valentía y aguante, me enseñó lo que significa la vida, que a pesar de las adversidades que vivamos siempre se puede seguir adelante…

Gracias mi hermana por esta lección de vida te amo y no sabes cuanto te extraño, espero el día en volverte a ver y seguirte amando por siempre…

Reflexión: La llegada de un hermano es muy grato y de mucho amor, pero cuando un herman@ es especial se intensifica más tu amor hacia él o ella, tu atención hacia esa persona se multiplica y el amor que le puedes dar es el doble. Ama a tus seres queridos, exprésale tu afecto hacia ellos y sobre todo aprovecha todo el tiempo oportuno para estar con ellos…

Porque la vida es como una neblina: “Hoy estamos, mañana no sabremos”.

Gracias por leer.

Fotos propias.

gabrielb

Soy un joven bien preparado para la vida, me gusta compartir mis experiencias con los demás y que mejor manera que escribiéndolo, me encanta los deportes, las historias, las reflexiones, y pare de contar. Tambien aprender cada día de mi vida, para continuar con ese crecimiento y esa preparación.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *